Trabajadores del Estado serán capacitados para identificar casos de trabajo forzoso y trata de personas

El Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo en coordinación con CHS Alternativo

CHS Alternativo se unió a la campaña Vota por la niñez

El día sábado 13 de Setiembre, el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) y la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), conmemoraron el Día Internacional de la Democracia...

Hoy se lanza la campaña vota por la niñez

El Colectivo Interinstitucional por los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes “Vota para la Niñez” – espacio en el que participa Save the Children – lanzó hoy miércoles 27 de agosto...

25 de abril de 2011

Comisaría de mujeres de Ica realiza campaña regional "Más Control, Menos rutas de Explotación"


La Comisaria de Mujeres de Ica, perteneciente a la XV-DIRTEPOL PNP-ICA, el Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social, representado por el Centro Emergencia Mujer Ica, Defensoría del Pueblo y el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil RENIEC, visitó a las empresas de transporte interprovincial, para sensibilizar a la población y a los administradores y trabajadores de las empresas de transporte más concurridas sobre la Campaña Regional “MÁS CONTROL, MENOS RUTAS DE EXPLOTACIÓN”, para prevenir la Trata de Niñas, Niños y Adolescentes a través de acciones de información y fiscalización en el ámbito del transporte interprovincial terrestre de la Provincia de Ica.

Como parte de la campaña, se entregaron folletos informativos, globos y se brindo información a los usuarios sobre la llamada esclavitud del Siglo XXI.

En ese sentido, se viene sensibilizando a la población en la protección de los niños, niñas y adolescentes, en cumplimiento al Decreto Supremo N° 017-2009-MTC, que dispone la prohibición de vender boletos a menores de edad que no se identifiquen con documento Nacional de Identidad o Partida de Nacimiento y que no porten su autorización de viaje (carta notarial o judicial) cuando esta corresponda.

24 de abril de 2011

Personas con baja autoestima son más propensas a ser víctimas de engaño y explotación

Extraído de: Agencia Andina

Las personas con complejos de inferioridad pueden convertirse con más facilidad en víctimas de engaños o explotación laboral, sexual o similar, advirtió el coordinador de la Estrategia Nacional de Salud Mental y Cultura de Paz del Ministerio de Salud (Minsa), Manuel Escalante Palomino.

El maltrato y la violencia son las causas de la depresión que afectará la autoestima de las víctimas, quienes podrían llegar a pensar que no valen nada”, indicó.

Detalló que las víctimas de la trata de personas, actividad ilegal que se expresa generalmente como la explotación de un ser humano para beneficio personal de otro, presentan alteraciones en su comportamiento, se notan perturbadas, ansiosas, angustiadas y con depresión.

A modo de ejemplo, mencionó algunas falsas justificaciones que las víctimas de este tipo de abusos argumentan, como decir que su explotador las grita porque es el jefe o que las maltrata porque les da dinero.

Explicó que este tipo de comunicación pasiva se da por temor o porque se piensa que la otra persona tiene más derechos. Sin embargo, enfatizó que esta situación genera una sensación de desagrado que se acumula y trae luego sensaciones de angustia, ansiedad y de depresión.

Escalante Palomino mencionó que el Ministerio trabaja en forma general desde la parte preventiva, promoviendo un estilo de vida favorable a través de la asertividad, evitando la pasividad de las personas y enseñándoles a expresar lo que se piensa o se siente, sin tener que experimentar maltratos.

Se trata de evitar que las personas asuman el maltrato como algo normal y que pueden y deben tolerar y para eso se orienta a la persona a expresarse en forma asertiva, diciendo lo que siente, quiera, necesite o piense en forma clara, oportuna y coherente”, manifestó el especialista.


Escalante dijo que actualmente en los establecimientos de salud se aplican tamizajes que permiten detectar, en una persona, riesgos de sufrir de ansiedad, depresión, maltrato, violencia, entre otros.

Agregó que durante el 2010 el Ministerio detectó en las ciudades del Cusco 35 casos; 30 casos en Madre de Dios; 27 en Arequipa; 24 en Juliaca; 16 en Moquegua; 9 en Tacna y 7 en Lima.

Explotación infantil

El experto indicó que en la sierra y selva, cuando se habla de trabajo en los niños, se refieren generalmente a que estos son orientados a ayudar en las tareas del campo, lo que a la larga lo favorecerá haciendo de ellos personas responsables y colaboradoras.

Sin embargo, dijo, es conveniente tener presente que los niños necesitan tiempos y espacios para actividades propias de su edad; entre ellas principalmente jugar con otros niños y con sus padres.

Link:
http://www.andina.com.pe/Espanol/Noticia.aspx?Id=RCSPW4yr8nU=

21 de abril de 2011

Trujillo: existen 56 denuncias por secuestro, desaparición y trata de menores

Noticias Trujillo

En el 2010 llegaron a la Segunda Fiscalía Provincial de Familia 91 denuncias de secuestro, trata y tráfico ilícito de menores, sin embargo en lo que va del presente año ya se ha llegado a 56 denuncias recibidas.

Según explicó la titular de la Segunda Fiscal Provincial de Familia, Nora Ibáñez Huamán, el número indicado no se debe a que los delitos de este tipo se han incrementado, sino a que, ahora, más personas se atreven a denunciar esta clase de hechos.

Antes no se atrevían a denunciar, la gente se quedaba callada y no buscaba ayuda. Ahora venimos desarrollando una serie de campañas en los colegios y diversos poblados para que la gente se acerque al Ministerio Público y presente sus acusaciones”, acotó Ibáñez Huamán.

La funcionaria precisó que las personas que más se acercan en busca de ayuda son los de nivel socioeconómico (NSE) medio-bajo.

A través de la línea cien hemos detectado denuncias de este tipo de personas de niveles altos, sin embargo los que sí suelen acercarse desesperados son los de niveles inferiores”, puntualizó.

Link:
http://www.noticiastrujillo.com/index.php?option=com_content&task=view&id=47234&Itemid=56

19 de abril de 2011

Tres menores eran obligadas a prostituirse en Puerto Maldonado

Peru.com

Tres menores de 14 y 15 años de edad, que eran obligadas a prostituirse en diversas cantinas de la ciudad Puerto Maldonado, en Madre de Dios, fueron rescatadas por la Policía y el Ministerio Público.

Según informó RPP Noticias, las adolescentes ejercían la prostitución en el Jirón Junín, que es considerado por los pobladores como la “zona roja”.

En el operativo policial se detuvo a 25 hombres y 47 mujeres que practicaban la prostitución clandestina.

Entre las detenidas había dos brasileñas, quienes al no contar con su documento de extranjería fueron puestas a disposición de Seguridad del Estado.

Link:
http://www.peru.com/noticias/regional20110419/148117/Tres-menores-eran-obligadas-a-prostituirse-en-Puerto-Maldonado

17 de abril de 2011

Piden a las autoridades a nivel nacional ayudar a prevenir la trata de personas


Extraído del Diario La República

El ministro del Interior, Miguel Hidalgo Medina, aseguró que el Estado viene trabajando para recuperar a los cientos de niños, niñas y mujeres que son víctimas de la trata, pero consideró también que es necesario el compromiso de las autoridades regionales y municipales, sectoriales y de la propia comunidad organizada, a través de acciones preventivas.

Hay cientos de mujeres que son prostituidas en los bares de Paita, Sullana o en las minas informales de Madre de Dios, y que debemos recuperar. Y niños que sufren la explotación laboral, por ejemplo, en fábricas ilegales de ladrillos o adobes en Lima, que tenemos que recuperar y llevarlos a las escuelas”, dijo el ministro.

Hidalgo Medina señaló que para enfrentar este flagelo y otros, como la drogadicción, se necesita del liderazgo político de los presidentes regionales y alcaldes, y el liderazgo operativo de la Policía Nacional.

Aquí debe haber un compromiso de todos, de los gobernadores, de las juntas vecinales y de los ronderos; un gran trabajo en la parte preventiva es lo que tenemos que hacer, en los hogares, en las escuelas”, señaló.

Link:


11 de abril de 2011

Explotación sexual en la selva: jóvenes estafadas y secuestradas



El engaño llevó a tres chicas a prostituirse. Una enjuició a su captor, otra captó a otra menor para salir y la última continuó

Loreto y San Martín son, para algunos que dicen llamarse turistas, ciudades idóneas para corroborar el mito de la mujer selvática ardiente. Mito que se extiende hasta creer que todas las adolescentes y jóvenes del lugar están dispuestas a vender sus cuerpos por necesidad o porque, tras una iniciación sexual temprana, lo ven común. Estas tres historias dan cuenta de que no se puede esconder el problema bajo el rótulo de prostitución voluntaria. Sus relatos confirman que la trata y el engaño existen. Algunas salen y enjuician a sus captores, otras continúan en ello.

RABIA Y ORGULLO
La casa que buscamos está a diez minutos de la Plaza de Armas de Iquitos. En una calle atravesada por un canal de agua estancada, donde las gallinas deambulan cual mascotas y los niños juegan con el barro de la acequia. Solo sus padres, desparramados en sillas dispuestas al aire libre, cruzan miradas cómplices cuando preguntamos por Doris. Todos la niegan. Hasta que la vemos salir de una bodega. Luego de cruzar unas palabras, nos pide pasar a su casa. “Así son. Me miran, hablan mal” es lo primero que nos dice. Su mirada tiembla y brilla de rabia.

Doris quiere ser ingeniera agrónoma. Estudiaba para eso en la universidad, pero decidió escuchar a un vecino suyo, John Gonzales Pacaya, quien dijo conocer a la dueña de un restaurante que paga bien por servir y lavar platos. “Con eso podrías terminar de pagar tu carrera. Otras amigas ya han ido”, le dijo. Doris convenció a su prima y ambas viajaron a Lima la mañana del 15 de enero. La tarde del 16 escaparon de un edificio en la Av. La Marina, a más de mil kilómetros de distancia de su hogar, pues el supuesto restaurante no era otra cosa que un prostíbulo exclusivo para empresarios chinos y tailandeses que llegaban al puerto del Callao.

“Mi hija es estudiante. Me he esforzado para que no le falte, señorita. Yo… yo me pregunto por qué, por qué a nosotros”. El padre de Doris, que ha permanecido junto a la puerta, se frota las manos con desesperación. Sus ojos se humedecen y calla de nuevo.

La suerte o Dios, como ella recalca, hizo que la pesadilla no se concretara. “La señora nos mandó a limpiar cuartos. No se hagan –agregó–, ya saben a qué han venido”. La señora es Alia Villa Enríquez (45), y en su hotel tenía otras cinco chicas, también de Iquitos, quienes advirtieron a Doris que la obligarían a servir cerveza a los clientes, luego a bailar para estos y, finalmente, prostituirse. Como lo hacían ellas.

Doris pasó la noche en vela. Su maleta, ropa y DNI los tenía Villa, pero su prima escondió el celular en su ropa interior. “Me llamó, pero no podía hablar mucho. Le dije: ‘Si hay problemas, dime que todo está bien y si te quieren hacer daño, dime la casa es bonita’. Y me dijo eso… con voz temblorosa me dijo eso”, recuerda su padre. Sus ojos no se contienen.

Aprovecharon el descuido del guardia, que no habla español, y salieron con la excusa de atender un pedido de Villa. Una vez que se abrió la puerta, corrieron con lo que tenían puesto. Que la prima de Doris comentara que tenía un familiar en la policía puede haber influido para que la captora no haya ordenado ir a buscarlas.

La PNP, que había recibido la denuncia del padre, intervino el hotel en la noche y detuvo a Villa. Ella está presa, pero hace un mes dos sujetos buscaron a Doris para pedirle que se retracte. “La verdad está conmigo”, nos dice ella. Pero John sigue libre, quizá engañando a más chicas, merodea el barrio y alimenta los rumores contra Doris, la califica de prostituta. Salimos de su casa. La gente nos mira, nos señala.

DE VÍCTIMA A CAPTADORA
Rosa, como la llamaremos, tenía 14 años cuando fue convencida de dejar su trabajo como empleada doméstica en Loreto, sin saber que iba a ser obligada a vender su cuerpo en un bar de Amazonas. Los nulos controles en los viajes por vía terrestre y fluvial entre Iquitos-Nauta-Yurimaguas-San Martín hicieron que nadie se percatara de que una menor de edad era trasladada por un extraño, y contra su voluntad. El tratante que la retenía optó por drogarla y hacerla adicta para que dependiera de él, pero en sus momentos de lucidez Rosa ansiaba su libertad. Una tarde, este le dijo: “Tráeme a esta niña y te dejo ir”, mostrándole una foto que encontró entre sus pertenencias.

Se trataba de la amiga de Rosa, otra empleada doméstica con quien compartía las tardes libres del sábado antes de caer en ese infierno. “Ella creyó y aceptó. Continuó con la cadena de mentiras y le llevó a la menor de 15 años, pero no la liberaron”, refiere la fiscal Marion Cuya, de la Unidad de Asistencia a Víctimas y Testigos.

Sofía, la nueva víctima, fue sometida a los mismos vejámenes pero, a las pocas semanas de su captura, convenció a un cliente para tener relaciones sexuales fuera del bar donde la retenían. Le pidió ir a un hotel. El proxeneta que la cuidaba accedió, total, le iban a pagar más. Había anochecido. El cliente y la adolescente iban en un mototaxi y atrás, en otro vehículo, los seguían dos hombres encargados de vigilar a la menor. No había nada planeado y era imposible saber lo que la calle le depararía, pero ocurrió: una patrulla de la policía pasó junto a ella y no lo dudó: se lanzó del vehículo y gritó por ayuda.

Sofía denunció a todos, incluida Rosa. Esta fue sentenciada, pero como tenía 14 años fue enviada al centro para menores infractores Santa Margarita, en Lima, donde cumplió una pena de 2 años. El 24 de febrero pasado, por fin, Rosa pudo volver a casa. Hoy está bajo protección judicial, pues ya se abrió una investigación por el delito de trata de personas con ella como víctima. Ella ha recibido tratamiento psicológico pero aún se siente atrapada en sus recuerdos.

SIN PROXENETA
No tardamos mucho en llegar al punto acordado: una bodega que funge de bar al paso en un barrio de Iquitos. Karina, una menuda y delgada jovencita, nos saluda con soltura mientras mezcla cerveza y gaseosa en su vaso. “Eso fue hace 5 años. Tenía 18 cuando empecé. Un vecino me comentó que había un trabajo que, bueno pues, terminó siendo otra cosa. Él sigue en esto. Hay varios chicos gays acá que se encargan de reclutar a chicas y les pagan de 70 a 20 soles por cada muchacha que logra viajar”.

Karina bebe de su vaso y continúa. “Las chicas acá se inician sexualmente muy temprano y a los padres no les importa mucho cuidarlas. A muchas las engañan fácilmente”. Ella ha pasado por prostíbulos de Moyobamba, Tarapoto, Arequipa, Lima. La dueña del local donde la prostituyeron por primera vez no tenía un férreo control sobre las chicas, así que no fue muy difícil salir. “Me llamó, me dijo que me iba a pagar más, pero no quise”.

Karina siguió en ese mundo, ya por voluntad propia. Solo su pase por un bar de Mollendo, donde la dueña la dopaba durante el día para evitar su fuga, la hizo, dice, retirarse. “Ya no hago eso. Solo de vez en cuando salgo con amigos, y si ellos quieren, me dan propina”.

La última noche de nuestra visita a esta ciudad fuimos, una vez más, a la Plaza de Armas y el bulevar de Iquitos, lugares frecuentados por jóvenes prostitutas. Eran las 11 p.m. y ahí estaba ella, con otras tres amigas, coqueteando a un turista. Engañándose a sí misma.

Link:

http://elcomercio.pe/peru/741276/noticia-explotacion-sexual-selva-jovenes-son-estafadas-secuestradas

8 de abril de 2011

4 de abril de 2011

Proliferan cantinas donde se explota a menores en Paita


Diez adolescentes han sido rescatadas por la Policía en lo que va del año. Víctimas no realizan denuncias por temor (Foto: Ralph Zapata) RALPH ZAPATA

Todos quieren a Analí. En el bar El Arbolito, en Paita, los parroquianos se pelean para que esa chica de 15 años se siente con ellos, beba litros de cerveza, baile la cumbia de moda. También quieren algo más. A un costado, otras dos menores de edad acompañan, como Analí, a decenas de hombres que beben licor como si fuera agua. Las luces rojas y azulinas asemejan este sitio a un night club. A esa hora de la noche, en otros cuarenta locales más de la ciudad, el ambiente es similar.

“Los vecinos aseguran que en esos bares y cantinas se ejerce la prostitución clandestina, incluso de menores”, comenta el subgerente de Fiscalización de la Municipalidad de Paita, Jorge Nima. Se trataría, entonces, de negocios fachada donde se explota a chicas que fueron captadas antes. Esa idea la reforzó la Policía, que ha rescatado de estos lugares a diez menores en lo que va del año. No obstante, ninguna de ellas declaró haber sido obligada a trabajar allí.

“El problema es que muchas de las chicas, que son víctimas de trata de personas, no denuncian porque están amenazadas por sus captores”, sostiene María Alejandra González Luna, de la ONG Capital Humano y Social Alternativo (CHS). Eso explica, entonces, que la Segunda Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Paita solo haya recibido un caso por trata este año. El Comercio hizo un recorrido por varios de los locales en Paita y comprobó la presencia de 10 menores de edad que atendían a los parroquianos. Algunas de ellas contaron que habían sido captadas por agencias de empleo, pero otras fueron traídas con engaños.


¿AUTORIDADES COLUDIDAS? Analí –quien fue traída de la sierra de Piura con embustes por parte de su prima– detalla que hasta ahora no ha sido vista en las inspecciones hechas por la comuna porque su cuñado es policía y le avisa cuando hay operaciones. Jéssica, una chiclayana de 17 años que trabaja en el bar Maracaná, dice que a ella tampoco la han detenido porque la dueña del local [su tía] es esposa de un policía, que les pasa la voz cuando hay intervenciones. Ese es el principal impedimento en la labor de la comuna y el resto de autoridades paiteñas. “Cuando llegamos, curiosamente, no encontramos menores de edad. Algunas veces las hemos visto corriendo por la puerta trasera del local. Eso solo demuestra que hay infidencia de parte de algunos malos trabajadores municipales que nos acompañan y de la policía. Incluso, sabemos que muchos policías son dueños de bares y picanterías, pero tienen sus testaferros”, revela Nima. Con él coincide la fiscal Éricka Sernaqué Mechato, quien sostiene que en ese contexto es difícil luchar contra la trata de personas. “Además de que no recibimos denuncias de la población ni de las víctimas, se encubre el delito”, comenta. Ante esta declaración, el comisario de Paita, mayor PNP Lino Rojas Rojas, sostuvo que solo cuenta con 17 agentes, lo cual es insuficiente para atender todos los problemas.

CORREDOR NORTE Los estudios de la ONG Capital Humano y Social Alternativo han determinado que Piura es un centro de captación de chicas –la mayoría de ellas proviene de la sierra de la región– a las que se traslada a otros lugares del país y a Ecuador y Colombia. Pero también es un lugar clasificado como destino. Muchas menores vienen de pueblos y ciudades de la sierra y la selva. En este último caso, la zona de captación es Iquitos. Desde aquí se traslada a las víctimas en lanchas hasta Yurimaguas, y luego hasta Amazonas (Bagua Chica-Bagua Grande) y Cajamarca (Jaén). Este último lugar constituye el punto de paso hacia Lambayeque, desde donde se distribuyen a las chicas con destino al norte (Piura y Tumbes) o sur del país (Lima, Moquegua y Tacna).

La informalidad, además, reina en Paita. Solo tres de los 43 bares de esa urbe tienen licencia de funcionamiento, denunció Nima.

SEPA MÁS La trata de personas es el tercer negocio ilegal más lucrativo de mundo, después del tráfico de armas y el narcotráfico. Se refiere a captación, transporte, traslado, acogida o recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza con fines de explotación sexual o laboral, mendicidad, etc.

Según la policía, el 50,2% de las personas que han sido víctimas de trata de personas en el Perú son adolescentes que tienen entre 14 y 17 años. Del 2004 a la fecha, esta institución ha registrado 364 denuncias por este delito, que involucra a 886 víctimas.


Ministerio Público registra 56 denuncias de trata de personas en Trujillo durante el 2011


En lo que va del presente año, el Ministerio Público de La Libertad ha recibido 56 denuncias por el delito de trata de personas, secuestro y tráfico ilícito de menores, registradas en la ciudad del Trujillo.

Así lo informó la fiscal Niccy Valencia Llerena, quien indicó además que durante el año 2010, el Ministerio Público de La Libertad recibió un total de 91 denuncias sobre esos delitos.

Fue durante la realización del taller que sobre la trata de personas organizó la Segunda Fiscalía Provincial de Familia, a cargo de la fiscal Nora Alicia Ibáñez Huamán, en la ciudad de Trujillo. Los temas que se trataron fueron “La Importancia de la Veeduría Ciudadana de la Trata de Personas”, “El Tráfico Ilícito de Migrantes y Personas Desaparecidas”.

La actividad académica se desarrolló en el auditorio del Ministerio Público del Distrito Judicial La Libertad, en coordinación con los representantes de la ONG Capital Humano y Social (CHS) y la Red de Veedurías Regionales contra la Trata de Personas.

Se expuso los temas “Situación Actual de Casos de Trata de Personas en la Región” y “Articulación Multisectorial en la Ruta de Detección, Atención y Sanción de la Trata de Personas”.

“La trata de personas está vinculada con la desaparición de personas y el tráfico ilícito de migrantes. Se sabe que las víctimas son captadas con falsas ofertas de trabajo y así son trasladadas a lugares desconocidos para ser explotadas sexual y/o laboralmente”, acotó Ibáñez Huamán.

Leer más:


Wikio