19 de febrero de 2016

Aseguremos la niñez

De hecho, el propio Unicef y otras instituciones como la Sociedad Nacional de Radio y Televisión, el Colegio de Periodistas del Perú, el Colegio de Abogados de Lima, la Mesa de Concertación de Lucha contra la Pobreza y el Colectivo Interinstitucional por los Derechos de la Niñez y Adolescencia han formulado un llamado a los postulantes a la Presidencia de la República a fin de que den a conocer sus planteamientos para este sector.

La intención es escuchar de quienes pretenden conducir el país cuáles son los instrumentos y planes que ejecutarán para resolver problemas que afectan la vida infantil como la violencia familiar, la deserción escolar, la explotación y prostitución de menores, el embarazo precoz, la falta de oportunidades suficientes y de calidad en salud, educación y justicia para las niñas, niños y adolescentes que viven en las zonas deprimidas.

Se trata de todo un reto para los candidatos porque deben formular medidas viables que, teniendo como punto de partida los derechos de la niñez, puedan cerrar las brechas sociales que mantienen a miles de niños y adolescentes expuestos a las múltiples dimensiones de la pobreza, aquellas que van más allá de las carencias monetarias.

Y el desafío es mayor porque en años recientes el Perú ha logrado reducir la desnutrición crónica y casi universalizar el derecho a la identidad y la educación primaria, gracias a una mayor y mejor asignación y ejecución de los recursos destinados a este segmento poblacional.

Además, recientemente se han establecido tres fiscalías especializadas, además de lanzarse una campaña de sensibilización, efectuarse operativos de intervención, crearse una dirección policial ad hoc y suscribirse convenios bilaterales como parte de la acción multisectorial impulsada por el Poder Ejecutivo para erradicar la trata de personas que afecta, sobre todo, a los menores de edad, en una clara vulneración a sus derechos humanos.

Es cierto que el sector infantil no vota y no es un segmento electoralmente atractivo en la campaña, pero representa la tercera parte de la población y son quienes en unos años tendrán la responsabilidad de darle sostenibilidad al país. De su buen desarrollo, que incluye nutrición y salud básicamente, puede garantizarse que proseguirán los avances alcanzados por el país en los últimos años.

Vislumbrar el futuro nos obliga a pensar en nuestros niños, niñas y adolescentes. Sigamos asumiéndolos como una prioridad ineludible y una responsabilidad compartida entre todos los actores del Perú.
“Vislumbrar el futuro nos obliga a pensar en nuestros niños, niñas y adolescentes. Sigamos asumiéndolos como una prioridad ineludible y una responsabilidad compartida entre todos los actores del Perú”.