13 de marzo de 2014

Trata de menores aumenta en Tumbes


Tumbes se ha convertido en uno de los mercados atractivos de la trata de menores, sumándose así otro problema social que se hace cada vez más difícil de combatir y controlarlo. Las menores que muchas veces son engañadas con trabajos y buena vida, se convierten en objetos de explotación sexual y en otros casos de laboral, esta última en cifras menores.

CAPTACIÓN. El proceso de contactar a una señorita menor de edad es fácil para aquél que se dedica a este tipo de "servicios". Primero observan con cuidado a la interesadas. Ahí ven si son de hogares disfuncionales, si están abandonadas o no tienen trabajo. Los captadores le ofrecen buen dinero y el supuesto trabajo de mesera o atención al público. El dinero es lo que más atrae a estas jovencitas, aceptan el trabajo dejando su ciudad, sin saber que fueron engañadas o, en todo caso, como dice el fiscal Darío Cruz, "muchas veces ellas saben a dónde van y a qué van. El dinero es lo que les importa".

LUGARES DE TRABAJO. En una entrevista exclusiva con el fiscal Darío Cruz, se pudo conocer más acerca de los lugares donde pueden trabajar estas menores entre los 15 a 17 años de edad y otras mayores. "Normalmente estos 'prostíbulos' en el día son unas simples picanterías o bares", sostiene el fiscal.

Es desde ese momento que se puede ver el trabajo de las menores,"atendiendo", pero la realidad la están promocionando como si fuera un objeto. "En las noches son ofrecidas a los clientes que normalmente son ecuatorianos", sostiene Cruz.

GANANCIA Y VIDA. "Las menores pueden llegar a ganar entre 900 y mil soles mensuales. La mejor ganancia la tiene el dueño que pueden llegar a ganar hasta 50 mil soles al día. Ellas pueden llegar a acostarse con 4 ó 5 varones a la semana. Viven muchas veces en el mismo bar, durmiendo en camarotes como si fueren esclavas", afirma.

LOS MÁS RECONOCIDOS. Refiere que las pincaterias y bares que de noche se convierten en "prostíbulos" y centros de explotación sexual son "el paraíso", "la chiclayana", "el oasis", "el encanto", "pescado loco", "las gemelas", "el monumental", "mi rosita", "la kiara", entre tantas otras, que funcionan ilegalmente. Los guardianes de estos lugares, dice, son sicarios, con manejo de armas de fuego.

OPERATIVOS. "Los ambientes funcionan cerrados y bien al candado por temor a las intervenciones u operativos", comenta el fiscal de Zarumilla. De este modo se le hace complicado entrar a la policía en tanto les da tiempo de escapar a los clientes y ocultar en muchas ocasiones a las menores.

RIESGOS DE EMBARAZO. Los riesgos son de un 90%, no tienen cuidados mucho menos un control de salud o preventivo para evitar embarazos. "Muchas veces no saben quién es el padre y tienen que tenerlo con ellas en el trabajo", aclara Darío Cruz, quien ha intervenido en varias operativos a menores en estas zonas "rosas".

ORIGEN. Las menores explotadas sexualmente en nuestra localidad son traídas en su mayoría de Chiclayo y Yurimaguas, anota.

FRONTERAS. Las zonas más propicias para este tipo de explotación en las menores son las fronteras de nuestro país, así tenemos: Tumbes, Ucayali, Puno, Tacna y Madre de Dios. En Tumbes los lugares más pobladas con estas zonas "rosas" es Zarumilla que cuenta con unos 20 locales aproximadamente, le sigue Aguas Verdes con unos 10 locales. Estos ambientes son favorables por el comercio que existe, y al mismo tiempo no existe control sobre los transeúntes que llegan hasta este punto de frontera.

http://diariocorreo.pe/ultimas/noticias/8805312/edicion+tumbes/trata-de-menores-aumenta-en-tumbes