21 de diciembre de 2015

Pobreza y consumismo, vía para la explotación sexual

La periodista y abogada Carmen Barrantes, acaba de publicar un libro sobre la trata de personas y explotación sexual de jóvenes en Madre de Dios: “Madre de Dios la ruta del oro: entre el cielo y el infierno”. Señala, entre otras cosas, que el rostro de este delito ha cambiado y son las mismas mujeres ahora quienes captan a las víctimas para explotarlas sexualmente. Analiza la recientemente descubierta red de prostitución y pederastia liderada por el estadounidense David Joshua Drow, y pide castigo también para los clientes de estas organizaciones.



—¿Cómo ha cambiado el delito de trata de personas con el paso del tiempo?

—Lo que es común es creer que se trata de una mafia manejada por hombres malos y poderosos que secuestran a mujeres jóvenes y bonitas. En este caso se trata de hombres y mujeres que no tienen que secuestrar a las mujeres porque más bien manipulan las necesidades de las niñas y las enganchan con ofertas falsas: le ofrecen el triple de lo que pueden ganar, y esto ha sucedido con el pedófilo estadounidense que se ha descubierto en Lima. Tiene que haber un enganche que es una oferta, si no hay seducción hay una oferta. Esa oferta es laboral. Un ejemplo: si tienes 14 años y ganas como moza 400 soles, te ofrecen mil soles.

—¿La figura del “caficho” (persona que lucra sexualmente con la mujer) ha desaparecido y ahora son las mujeres quienes captan a menores y niñas para prostituirlas?

—Sí, te capta una amiga, una vecina, una persona que conoces y hasta un familiar creyendo que te va a ayudar y en otros casos te captan porque te pagan. Es mucho dinero para las que son pobres extremas.

—¿Cómo seduce la mujer a la víctima?

—Esto es súper importante porque si no conocemos el rostro de quienes operan acá, no sabes a quién persigues. Esto ha cambiado. Ellas usan su imagen de éxito para convencer a otras chicas. Probablemente está vestida con una ropa que la víctima quiere tener. Hay una manipulación de intereses, de aspiraciones y de la perversión que vivimos en la sociedad. Ahora el valor de éxito de una mujer es tener un cuerpo y una ropa determinada. La víctima no sabe que va a ser explotada sexualmente. Muchas de estas chicas son víctimas de la pobreza, la exclusión y la indiferencia.

—Las niñas salen de vacaciones ¿es una etapa donde pueden ser captadas?

—La Trata con fines de explotación laboral y sexual es un delito estacional. En la época de las vacaciones masivamente salen las adolescentes, sobre todo las rurales, a buscar chamba porque llueve y no pueden trabajar ni conseguir algo para comer. Se van a las ciudades y allí las enganchan. Las víctimas que yo he estudiado, todas buscaban trabajo.

—¿En el caso de Lima?

—También conozco que hay dos motivaciones: el trabajo y acceder a ver lo que tiene una joven y tú no tienes. Quieren tener el celular y la ropa de moda. Yo no lo frivolizaría, yo analizo que le vendemos modelos que ellas no se pueden financiar y no les damos las oportunidades educativas, laborales, ni económicas para obtener los símbolos de éxito que la sociedad les propone. Ellas van a tomar una ruta que las denigra y las explota, pero presionadas por estos valores, ropa, celular, que la sociedad los ha impuesto.

SANCIÓN PARA LOS CLIENTES

—En provincias los casos de trata se dan en zonas alejadas ¿En Lima se da en el centro de la ciudad?

—En Lima tiene una visibilidad controlada, porque se da en un escenario privado. Este tipo (David Joshua Drow) tenía el dinero suficiente para alquilar casas en zonas de clase media donde podía disfrazar su actividad de bacanales. Tenían un capital y un mercado. Es importante que a los clientes se les castigue especialmente.

—¿Es decir, sancionar penalmente a los clientes?

—Se debería castigar penalmente porque si este cliente pide a una menor de edad está cometiendo un delito y debe ser también juzgado porque es quien promueve el delito. Si no hubiera clientes no existiría el delito. Es el que pone el dinero para mover la rueda. Hay leyes para sancionarlos porque está penalizado sostener relaciones sexuales con menores, pero en los procesos no los están incluyendo necesariamente, por falta de experiencia o por corrupción.

—¿Cuál es el presupuesto general de la República para combatir el delito de trata?

—Las cifras del 2014 son penosas y muestra las pocas esperanzas que tenemos para luchar contra la trata. Se necesita plata para realizar los operativos y trabajos de inteligencia. A nivel nacional, de las instituciones del Estado, solo hay 3 millones de soles al año. El ministerio del Interior tiene un millón de soles al año para la lucha policial contra la trata, lo que da menos de cien mil soles al mes. Es nada. Tenemos un plan nacional de lucha contra la trata pero está pintado totalmente.

La realidad de Madre de Dios

—¿Cómo es la situación en Madre de Dios donde hizo su investigación?

—He trabajado un año en la investigación para este libro. Madre de Dios es un destino y la sede de la explotación. Las chicas no son de allí. Vienen de Cusco (42%) y de Puno (20%). La gente ha migrado por la minería, la extracción del oro, la fiebre del oro. Son gente excluida de su lugar de origen. Piensan que Madre de Dios es un paraíso y en realidad es un infierno.

—¿Cuántas mujeres son explotadas en Madre de Dios?

—Tengo una cifra aproximada, de una base de datos construida con aliados como el Defensor del Pueblo de allí o fiscales especializados en trata. Hay dos mil mujeres jóvenes, de las cuales un gran porcentaje son adolescentes, que estarían trabajando en estos “prostibares” ya sea prostituyéndose o “picando” (hacen que el cliente tome y reciben una comisión por ello). Entre 14 y 17 años es la edad de mayor frecuencia. La edad es un atributo que tiene precio. Se paga más por las jóvenes. Yo solo he escuchado casos de niñas. No las he registrado.

LO POSITIVO

“Estoy absolutamente sorprendida de que se hayan formado fiscalías especializadas en trata en Cusco, un fiscal provincial con tres asistentes, han logrado hacer operativos, han abierto 27 casos en 3 meses de investigación y han logrado ya una sentencia. En el Cusco, en 5 años anteriores había solo un sentenciado por este delito. Hay que darles presupuesto a estos fiscales. Ahora sí se está empezando la lucha contra la trata de Personas.”


http://diariouno.pe/2015/12/20/pobreza-y-consumismo-via-para-la-explotacion-sexual/