1 de octubre de 2015

Invertir en el futuro

El martes reciente, la titular del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (Mimp), Marcela Huaita, presentó el reporte anual Gasto público en las niñas, niños y adolescentes en el Perú 2014 (GPNNA), un documento elaborado por distintos sectores del Estado junto con el Fondo Mundial para la Infancia (Unicef) y la Mesa de Concertación para la Lucha Contra la Pobreza (MCLCP).


Muestra cómo se incrementó en 10% la inversión estatal para este grupo poblacional, entre 2013 y 2014, la cual subió de 25,583 millones a 25,981 millones de nuevos soles.

Herramienta potente

Lo resaltante, como señala el presidente de la MCLCP, Federico Arnillas, es que el reporte nos muestra “el mayor dinamismo” de los gobiernos regionales, que aumentaron entre 2013 y 2014, de 11,262 millones a 12,225 millones de nuevos soles el presupuesto para este sector. Mientras que el Gobierno nacional subió en 20%, de 7,471 millones a 8,979 millones en la ejecución de su presupuesto a favor de este grupo. “Hay una mayor asignación de recursos, un mayor rol de los gobiernos regionales que se consolida en los gobiernos locales, tal como planteaba la descentralización”, recuerda Arnillas.

Para el especialista, vamos por “buen camino” porque tenemos “una herramienta potente como el Plan Nacional de Acción por la Infancia y la Adolescencia 2012-2021, y una gestión presupuestal que nos permite seguir y dar cuenta de cómo se usan los recursos públicos vinculados con dicho plan”.

El GPNNA muestra cómo la inversión se incrementa en la primera infancia (0-5 años) en un 15%, al pasar de 8,693 millones a 9,979 millones de nuevos soles. En el segundo grupo etario (6-11), 2%: de 8,489 millones a 8,640 millones; y en el tercer grupo, de 12 a 17 años, en 14%, de 6,401 millones a 7,272 millones.

“Como Unicef Perú, es importante reconocer que el Gobierno desde 2013 integró en su metodología por la niñez la taxonomía del gasto público y es uno de los países en América Latina que más avanzaron al respecto. Eso es un logro importante”, subraya la representante en el Perú del Unicef, María Luisa Fornara.

Al respecto, Arnillas recuerda que “una ventaja que tiene el Perú” es que cuenta con programas presupuestales que simplifican el seguimiento del gasto y la aplicación de esta herramienta, en particular, y la rendición de cuentas del Estado.

Brechas y desafíos

Tanto el Unicef como la MCLCP tienen plena certeza de que el Gobierno cumplirá su palabra y que incrementará el gasto en niños y adolescentes. “Esperemos un 15% a 16% más en 2016”, dice Fornara. Se ha comprometido a seguir con el modelo del GPNNA. “Es una medida para tener gastos accesibles, con transparencia, una herramienta que permite ver resultados y gastos públicamente”, comenta. Arnillas recuerda que los mayores recursos “son necesarios para alcanzar la calidad de vida que todos queremos”.

El GPNNA presenta que la desnutrición crónica infantil en menores de 5 años se redujo en 17 puntos porcentuales. “Sin embargo, la ministra Huaita dijo que aún tenemos en el corto plazo un indicador sensible por derrotar: la anemia. Y en vacunación también hay mucho por hacer. Son tareas importantes en términos sociales”.

A protegerlos

Si bien solo el 2% de los gastos se asigna a la participación y protección (el 98% está dirigido a educación y salud), dice Fornara que es necesario analizar más ese porcentaje “para ver los desafíos de brechas y desafíos de los niños en el país, en particular en los temas de violencia y protección, como la trata de personas”.

Arnillas lamenta que “como país no reconozcamos la violencia contra la infancia [física y sicológica]”, y por eso la trascendencia de los programas de protección y la acción preventiva. Pese a los desafíos, el representante de la MCLCP destaca “las cosas buenas que hemos hecho como país durante el proceso de recuperación de la democracia, desde 2000. Creo que es importante porque los temas que vemos no se resuelven en un solo gobierno, sino que requieren políticas de Estado”. (José Vadillo Vila)

Herramienta de medición

Es el segundo año que se utiliza la herramienta “taxonomía del gasto público”. Se trata de una herramienta metodológica elaborada por distintos ministerios (sobre todo de información del Ministerio de Economía y Finanzas), Unicef y MCLCP que permitió categorizar los gastos sobre la niñez, sobre cuatro categorías principales: educación, salud, participación y protección. Por ello, el Mimp señala que “la virtud del documento es la precisión. Muestra con gran precisión cómo, cuánto y dónde se está invirtiendo a favor de la niñez y la adolescencia”, puntualiza Fornara, del Unicef.

Datos

A inicios de 2016, el Perú irá a Ginebra para presentar los logros y la situación de la infancia en el Perú.

El informe fue elaborado por el Mimp, MEF, Midis, Minedu, MinsaI, Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza y Unicef.

Reporte anual GPNNA es parte del cumplimiento del artículo 4 de la Convención sobre los Derechos del Niño.

Entre 2013 y 2014 se crearon tres nuevos programas presupuestales, sumando un total de 39 PP destinados a la niñez y adolescencia.

Cifras

73.6%  Desarrollo e Inclusión Social

48.1%  Educación

39.1%  Mujer y Poblaciones Vulnerables

19.5%  Salud