24 de marzo de 2014

Minería informal


La ilícita actividad minera mueve más dinero que el narcotráfico en el país. Según la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía, la evasión fiscal por sus actividades supera los 600 millones de dólares anuales. 

La minería informal es un mal creciente, en Cajabamba labora de la mano con el MOVADEF al amparo de oscuros personajes. Los informales han tenido todo el tiempo necesario para iniciar el proceso que les permita situarse al lado de la legalidad. Lamentablemente, muchos de ellos se resisten a cumplir los requisitos exigidos.

El ministro del Interior, Walter Albán, denunció que la minería ilegal está vinculada con los mayores males que sufre el país. Muchos de ellos operan bajo la fachada de “defensores de la pequeña minería” o “mineros artesanales” con el fin de mantener determinados privilegios, pero la verdad es que están involucrados con el crimen organizado y son financiados por oscuros empresarios que desean seguir explotando nuestras riquezas en forma clandestina.

La ilícita actividad minera mueve más dinero que el narcotráfico en el país. Según la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía, la evasión fiscal por sus actividades supera los 600 millones de dólares anuales.
Además, la minería ilegal utiliza en sus faenas sustancias que dañan el medioambiente. Este es el caso del arsénico, mercurio y el cianuro. En Madre de Dios, se calcula que en los últimos 20 años se depredaron 30,000 hectáreas. Debido a que se han vertido estas sustancias prohibidas en los ríos, una gran extensión de estos suelos ha quedado seriamente dañada.

Esta ilegal explotación también tiene un enorme impacto social. Los trabajadores –con la excusa de que carecen de otra alternativa– aceptan paupérrimas condiciones laborales que terminan dañando su salud. Además, se atropellan sus derechos y se les impide ingresar en un sistema de seguro social. Los empresarios no brindan prestación alguna porque se mantienen al margen de la ley.

Así como lo indica el ministro Albán, la minería ilegal está conectada con otras actividades ilegales, como la tala de árboles de la Amazonía, el blanqueo de dinero, el narcotráfico y la prostitución clandestina. Incluso se han detectado casos de explotación sexual de menores en pueblos mineros.

Por tales motivos, el Gobierno implementó un camino para que estos mineros informales se legalicen mediante el cumplimiento de requisitos. Esta acción cuenta con el apoyo del alto comisionado en Asuntos de Formalización de la Minería, Minería Ilegal, Interdicción y Remediación Ambiental de la Presidencia del Consejo de Ministros, Daniel Urresti.

El problema no es que el proceso de formalización sea complejo, sino que muchos mineros ilegales prefieren trabajar fuera del alcance del Estado a fin de continuar con la depredación de nuestro suelo, la evasión de impuestos y la explotación de la población.

http://www.panoramacajamarquino.com/noticia/mineria-informal-4/