5 de noviembre de 2013

Menor de 13 años denuncia que fue violada por jovencito de 18


Una menor de 13 años identificada con las iniciales K. I. E. denunció haber sido raptada, secuestrada y ultrajada sexualmente en Huamanga, hecho inicialmente catalogado como delito de trata de personas; sin embargo, ayer en la noche y tras el arribo de su madre a la ciudad, la menor indicó que llegó sola y se contactó con el supuesto agresor.

Si bien, entre las versiones propaladas por la menor en las instalaciones de la Dirección de Investigación Criminal (DIRINCRI) fueron contradictorias, se conoce que la menor proviene de la localidad de Hatun Runi, distrito de Kimbiri, lugar donde fugó de casa y llegó a Huamanga para contactarse con J.S.C.W de 18 años.

HECHO

Hasta donde se sabe, la menor abandonó el distrito de Kimbiri el jueves 24 de octubre, contactándose en Huamanga con el presunto agresor quien rentó una habitación por las inmediaciones del Cementerio General donde permanció con la menor durante ocho días.
Las investigaciones en este punto tratan de establecer si existió delito de secuestro, en vista que la menor sostuvo que el muchacho no permanecía mucho tiempo con ella.

Sin embargo, el delito de presunta violación sexual cobra fuerza en los pasillos de la DIRINCRI, pues aunque existiera consentimiento, la despenalización de las relaciones sexuales entre menores se halla entre los 14 y los 18 años, según la sentencia del Tribunal Constitucional de fecha 7 de enero del presente año, que modifica el inciso 3 del artículo 173 del Código Penal.

“Me trajo a un hotel ubicado en Avenida Progreso. No sé el nombre, porque apenas lo vi; pero parece que el dueño era su amigo y no nos pidieron identificación. En el cuarto me quitó la ropa con fuerza y abusó de mí”, denunció la menor.

Las investigaciones continuarán hoy a las 10 de la mañana en la DIRINCRI, donde se buscará aclarar el hecho en detalle.

INVESTIGACIÓN

Al respecto, Gotardo Miranda Gutiérrez, secretario técnico de la Comisión de Lucha contra la Trata de Personas, acompañó el caso durante todo el día y declaró que el hecho es investigado por la Fiscalía de Familia a cargo de la Dra. María Jara Huayta, paralelamente, a la denuncia que se desarrolla ante el Poder Judicial.

VIGILANCIA

“Lo que aprendemos de este caso es que nos falta fortalecer las vías de ingreso a la ciudad. Cómo una menor de edad puede llegar desde el VRAEM a Huamanga, existiendo puestos de control de la policía o permanecer en un hotel por ocho días, cuando está prohibido el ingreso de menores de edad, solos. Nos falta fortalecer el trabajo con la Policía y la Municipalidad de Huamanga, respectivamente”, expresó Gotardo Miranda.