Trabajadores del Estado serán capacitados para identificar casos de trabajo forzoso y trata de personas

El Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo en coordinación con CHS Alternativo

CHS Alternativo se unió a la campaña Vota por la niñez

El día sábado 13 de Setiembre, el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) y la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), conmemoraron el Día Internacional de la Democracia...

Hoy se lanza la campaña vota por la niñez

El Colectivo Interinstitucional por los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes “Vota para la Niñez” – espacio en el que participa Save the Children – lanzó hoy miércoles 27 de agosto...

5 de diciembre de 2016

NP 025 - 2016 - Un psicosocial que visibiliza una amenaza global

El tráfico de órganos como finalidad de la trata de personas

En nuestro país, la Ley contra la Trata de Personas y el Tráfico Ilícito de Migrantes (Ley 28950), considera como uno de los fines del delito a la extracción o tráfico de órganos o tejidos somáticos o sus componentes humanos.

El Sistema Oficial de Registro de Denuncias de la Policía Nacional (RETA-PNP), no reporta ningún caso de trata con fines de tráfico de órganos en nuestro país. Asimismo, CHS Alternativo solo ha conocido un caso relacionado a esta finalidad de trata de personas, que fue derivado a las autoridades. Sin embargo, existe un contexto global de preocupación sobre este problema, como lo ha expresado la OMS en su Resolución 57.18, donde exhorta a los países a tomar “medidas para proteger a los grupos más pobres y vulnerables del turismo de trasplantes y la venta de tejidos y órganos”. 

Desde CHS Alternativo consideramos que, por la complejidad de este tipo de casos (que necesariamente tendría que involucrar a profesionales altamente calificados y a entidades médicas públicas o privadas), deben ser denunciados directamente a las autoridades correspondientes, evitando en todo momento generar alarma en la población que puede tener lamentables consecuencias e, inclusive, desincentivar prácticas como la donación de órganos o desconfianza frente a denuncias reales en el futuro.

En este sentido, nuestras autoridades deben esclarecer si existe una amenaza real o estamos ante una alarma infundada, generada por una publicación en redes sociales sobre la existencia de un caso de tráfico de órganos en Huaycán, que derivó en la agresión a dos trabajadores de una encuestadora a quienes acusaron de ser traficantes de órganos, y el lamentable fallecimiento de una persona. Asimismo, recalcamos la importancia del fortalecimiento de las capacidades de la policía en las comisarías sobre las finalidades de la trata de personas, a quienes la población acudirá en primera instancia en busca de escucha y respuesta adecuada.   

Finalmente, invocamos a la población a tomar con cautela la información que se difunde a través de las redes sociales, y a buscar asesoría del Estado u organizaciones sociales que están en la capacidad de brindar información veraz.