27 de octubre de 2015

PRONUNCIAMIENTO PÚBLICO

Las diversas organizaciones de la sociedad civil y organizaciones sociales de base integrantes de la Veeduría Regional de Madre de Dios, señalamos lo siguiente:

Actualmente, a pesar de las intenciones de cambio expresadas en leyes, planes regionales, reglamentos, creación de nuevos espacios y reajustes de presupuestos, nuestra población continúa con mayor vulnerabilidad frente al delito de la trata de personas. Nuestra región continúa siendo la tercera en el país con mayor número de casos y víctimas. Seguimos estando expuestos y expuestas, mujeres, niños, niñas y adolescentes, a ser victimizadas y explotadas sexual y laboralmente, siendo sometidas a graves flagelos que afectan nuestra dignidad e integridad y vulneran nuestros derechos fundamentales. Seguimos evidenciando la ausencia de oportunidades de desarrollo integral para las víctimas, así como de espacios de atención, asistencia y protección, sin que puedan encontrar la ayuda necesaria.

PRIMERO: 
Es lamentable tener que señalar que en la actualidad, los albergues en nuestra región presentan serias dificultades operativas para brindar una atención de calidad a las víctimas; no cuentan con personal especializado y registran una serie de carencias en relación a los recursos de atención. En particular, preocupa la situación del Centro de Atención Residencial (CAR) recientemente inaugurado por la Ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables en la ciudad de Mazuko, el cual se encuentra aún inoperativo.

SEGUNDO:
A las congresistas, Comisión de la Mujer y Familia y Grupo de Trabajo contra la Trata de Personas del Congreso de la República, se le llama a:
  • Fortalecer los mecanismos de fiscalización y monitoreo de la implementación del Plan Regional de lucha contra la Trata de Personas 2011-2016.
  • Implementar medidas legislativas y garantizar la aprobación de un mayor presupuesto para priorizar la implementación de estrategias de lucha contra la trata de personas a nivel descentralizado.
  • Comprometerse a brindar el apoyo y respaldo a las organizaciones de la sociedad civil y la población de Madre de Dios en general para erradicar este terrible delito.
Al Gobierno Regional y los Gobiernos Locales de Madre de Dios, se les insta a:
  • Asignar un presupuesto específico para la implementación del Plan Regional de Acción contra la Trata de Personas de Madre de Dios 2011- 2016, y cumplir con la metas establecidas al 2016.
  • Garantizar la ejecución de las acciones requeridas para la evaluación y elaboración del próximo Plan Regional 2017-2021.
  • Garantizar el funcionamiento y promover la institucionalización de la Comisión Regional de lucha contra la Trata de Personas de Madre de Dios. 
  • Solicitar a las Direcciones Regionales a designar por resolución a los delegados respectivos ante la Comisión Regional.
  • Garantizar la aprobación y ejecución del Proyecto de Inversión Pública sobre trata de personas que se encuentra en proceso de elaboración.
  • Implementar acciones articuladas de lucha contra la trata a nivel macro regional, con los gobiernos regionales de Cusco y Puno para prevenir y combatir este flagelo.
A las organizaciones sociales y la población en general, se les llama a:
  • Denunciar los hechos y casos de explotación laboral, sexual, violencia y todo tipo de situación que vulnere las libertades y derechos de nuestra población.
  • Demostrar cero tolerancia a situación de explotación que vulneren nuestros derechos, en particular de nuestras niñas, niños y adolescentes.
  • Asumir un rol protagónico en la prevención del delito y protección de las poblaciones más vulnerables.
TERCERO:
Por tanto, RECOMENDAMOS:
  1. Asignar presupuesto específico y suficiente para una adecuada prevención y persecución del delito, así como para la protección de las víctimas.
  2. Aprobar y ejecutar el Proyecto de Inversión Pública sobre trata de personas.
  3. Implementar políticas integrales destinadas a generar alternativas de desarrollo social y económico para la población, en particular a los sectores más vulnerables.
  4. Ejecutar acciones de fiscalización y control en posibles lugares de explotación y aquellos que no cumplan con los requisitos de ley para su funcionamiento.
  5. Garantizar la transferencia de los recursos necesarios al CAR en Mazuko para iniciar su actividad de atención a víctimas.
  6. Ejecutar de manera sostenida y continua operativos de prevención del delito en zonas de riesgo como son los puestos de control en la carretera interoceánica y los accesos a los campamentos mineros.
CUARTO:
Frente a ello, desde de la Veeduría Regional de Madre de Dios nos comprometemos a seguir impulsando de forma consecuente y coherente, desde nuestros diversos espacios de acción, la lucha contra la trata de personas, tráfico ilícito de migrantes y personas desaparecidas; actuando de manera transparente, articulada y concurrente con nuestras autoridades y funcionarios.

Puerto Maldonado, 27 de octubre de 2015