7 de octubre de 2015

Proética considera inaceptable que Congreso no apruebe una verdadera reforma electoral

El director ejecutivo de Proética, Walter Albán, calificó de inaceptable la decisión del Congreso de la República de aprobar normas que van en sentido contrario a las propuestas planteadas por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) y respaldadas por instituciones de la sociedad civil, como Transparencia e Idea Internacional.


Albán indicó que esta situación es muy preocupante, toda vez que existen cuando menos dos temas cruciales que están pendientes de aprobación en el Pleno del Legislativo, como son los referidos a la democracia interna y a la supervisión del financiamiento que reciben las organizaciones políticas.

“En la primera se trata sólo de que los organismos electorales garanticen la legitimidad de las elecciones internas y, en el segundo  tema estamos hablando de ponerle coto a la posibilidad de que la economía ilegal (narcotráfico, lavado, minería ilegal o trata de personas) continúe penetrando en el Estado”, señaló en la nueva edición de La Voz de Proética.

También cuestionó que el Parlamento siga postergando la aprobación de estas propuestas indispensables para la reforma electoral. “Esto genera sospechas. Al parecer, hay quienes están actuando a favor de la economía ilegal y la criminalidad organizada. Los congresistas tienen la palabra”, resaltó.

Albán expresó su deseo de que en la próxima sesión del Congreso estas cuestiones sean abordadas y se tomen medidas que orientadas a una verdadera reforma electoral.

“La ciudadanía, una vez más, debe estar  muy atenta a lo que ocurra y debemos estar preparados para una gran movilización. Se necesita que aquí se haga sentir la voz de peruanos y peruanas, de ciudadanos y ciudadanas que no están dispuestos a que en el Congreso se siga escamoteando medidas que resultan indispensables parar elevar el nivel de la política en el país y eviten destruir la ya débil institucionalidad democrática”, finalizó.