29 de mayo de 2014

Dilma sanciona ley que hace irrevocable el delito abominable de la explotación sexual de los niños

La Presidenta Dilma Rousseff sancionó este miércoles (21/5) una ley que torna el delito abominable de la explotación sexual de los niños, adolescentes o personas vulnerables. la nueva ley fue sancionado durante la semana Nacional de Enfrentamiento de la violencia sexual contras los niños y adolescentes.
Aprobado en una votación simbólica el martes pasado (13 de mayo) en la Camara de los Diputados, el proyecto estipula la explotación sexual de niños y adolescentes como el uso de ellos en actividades sexuales que es remunerado, pornografía infantil y la exhibición de niños en espectáculos sexuales público o privado. La propuesta dice que el delito sucede también cuando no hay un acto sexual propiamente dicho pero cuando otro forma de relación sexual ou actividad erótica que implica la proximidad física y sexual entra la víctima y el explotador.
La pena prevista pase a ser de entre 4 a 10 años de reclusión, aplicable también a quien facilita esta práctica, impide o dificulta cuyo propio abandono de la víctima. Incurrirá dentro de la misma pena quien fue preso practicando sexo ou otro acto libidinoso con alguien menor de 18 anõs y mayor de 14 años de acuerdo con el contexto de la prostitución. 
Los condenados por este crimen no podrán pagar fianza y no terían derecho a la amnistía, gracias o indulto navideño. La pena impuesta tenerá que ser cumplida inicialmente en régimen cerrado. Para progresar del régimen, será exigido el requisito objetivo de cumplimento de, lo mínimo, dos quintos de la pena aplicada y si el apenado fue primaria, de tres quinto se reincidente.

El ley del Crimen Abominable (8.072/90) ya previene la clasificación de otros diez delitos graves, como la violación de niños y adolescentes menores de 14 años y personas vulnerables (cuyos que no tienen condiciones de discernimiento para la practica del acto debido a una enfermedad o deficiencia mental), latrocinio y secuestro seguido de muerte.