29 de abril de 2014

Este martes leerán sentencia contra presunta red de trata


El Poder Judicial dictará sentencia este martes 1 de abril contra siete presuntos miembros de una red de prostitución que, según el Ministerio Público, captó en el 2011 a tres jóvenes en el distrito de Punchana (Loreto) y con engaños las obligaron a ofrecer sus servicios sexuales en el night club El Encanto, que permanece cerrado desde el 2012.

El Ministerio Público solicitó 35 años de cárcel por trata y proxenetismo para Walter Solano Rafael [propietario del local], Alan Vásquez Morán [barman], Marilyn Rubio Morán [la cajera] y María del Socorro Morán [acusada de captar a las jóvenes en la Selva]. Esta última aún se encuentra en calidad de reo contumaz.

Mientras que para José Alegría Villanueva [vigilante], Hugo Coronel Sánchez [administrador] y para otra mujer a quien se le reserva la identidad  a pedido de la fiscalía –por su condición también de agraviada– se solicitó respectivamente 33, 33 y 20 años de cárcel por el delito de proxenetismo.

LAS PRUEBAS
Para la fiscal Niccy Valencia existen pruebas contundentes que demuestran que los acusados captaron y engañaron a las jóvenes procedentes de Loreto ofreciéndoles trabajo en Trujillo como vendedoras y meseras.

Según atestiguaron las víctimas, sus captores las obligaron a prostituirse, servicios que fueron registrados con sus seudónimos en cuadernos decomisados el 13 de enero del 2012, día en que el Ministerio Público y la policía allanan el negocio que funcionaba en la cuadra tres  de la avenida América Norte.

Existen otras pruebas como los boletos aéreos. Además, testimonios que demostrarían que las ganancias obtenidas por los servicios sexuales se las daban al dueño del local.

Otro hecho que complica más la situación de los enjuiciados es que el día del allanamiento a El Encanto se encontró a nueve damas de compañía entre ellas a una menor  de 16 años, a quien apodaban ‘Nena’. En total fueron siete agraviadas por proxenetismo y cuatro por trata. Este sería solo uno de otros casos de mujeres explotadas en clubes nocturnos y que hasta hoy siguen en manos de sus captores.