2 de junio de 2013

Policía se compromete a velar por menores y seguridad en los barrios


La comisaría de Familia iniciará en los próximos días operativos en las playas, hospedajes y locales de diversión. Entre el 17 y 20 de mayo último se intervino a más de 25 menores, entre ellos escolares en actividades ajenas.

En todas las jurisdicciones policiales existen las comisarías de Familia y departamento de seguridad ciudadana. El sector de Moronacocha, cuya jurisdicción abarca las calles Alzamora, Putumayo, Guardia Civil y la zona de la ribera del río, cuenta con su respectiva dependencia encargada de velar por las familias.

Desde hace algunos meses, el mayor PNP Rudy Falcón, asumió la jefatura de dicha dependencia policial. Luego de su experiencia en la ciudad de Requena donde fue comisario, decidió implantar una nueva forma de trabajo en la unidad a su mando.


Violencia sicológica en aumento

De enero a abril, la comisaría de Familia y departamento de seguridad ciudadana, recibió 135 denuncias. Las estadísticas, arrojan un resultado que llama a la preocupación. La agresión física y sicológica se incrementó. Los agresores, en su mayoría hombres, advirtieron que la agresión física, aquella que deja secuelas y que termina en denuncias, son las más peligrosas.

Las estadísticas brindadas por el mayor PNP Rudy Falcón, señalan que se presentaron 24 denuncias que dejaron secuelas, 64 fueron maltrato físico, es decir solo se trató de empujones, jalado de cabellos, que son diferentes a agresiones con objetos contundentes como botellas que sí dejan secuelas.

Las agresiones físicas y sicológicas suman 47 las que llegaron a la comisaría especializada.

En un 80 por ciento las agresiones son de hombres a mujeres y un 20 por ciento es la que se da entre hermanos, de padres a hijos o viceversa y entre primos.

El comisario Rudy Falcón, reveló que los hombres no suelen denunciar agresiones por su propia condición. En su mayoría, la presencia de hombres es para ser asesorados en cuanto a la separación de bienes y la tenencia de los hijos, ante un inminente proceso de separación.


Alcohol, infidelidad y herencia

Los registros en la comisaría de Familia, del sector de Moronacocha, muestran que las denuncias de agresión están ligadas al consumo de alcohol al que se suman acusaciones de infidelidad y riñas por herencia, en la que mayormente las agresiones son entre familias que viven en una sola casa.

Además, las denuncias de agresión a menores, son presentadas por los vecinos. Son pocas las ocasiones que llegan los menores solos a denunciar, lo que no podría ser tomada oficialmente por la Policía, pues es necesario que el menor llegue con una persona adulta.


Trabajo con juntas vecinales

La comisaría de Familia, a través del departamento de seguridad ciudadana, desarrolla una labor de prevención familiar que abarca toda la ciudad a través de charlas, capacitaciones en colegios, en juntas vecinales, en tema de violencia familiar, uso indebido de drogas, trata de personas, seguridad ciudadana.

Solo en la jurisdicción de la comisaría de Familia de Moronacocha existen 70 juntas vecinales. La labor que el comisario Rudy Falcón empezó a desarrollar es el patrullaje integrado entre las juntas vecinales y los efectivos policiales. “Trabajamos en prevención de asalto, venta de drogas, robo. Cada comisario está trabajando en implementar con identificación de las juntas y el apoyo con chalecos y silbatos”, sostiene Falcón.

Además, trabajan en la ubicación de niños en presunto abandono moral y material. A aquellos que cuidan motos todo el día y no estudian. Los que están en los establecimientos comerciales, los que piden limosna. “Por ley no deben estar vendiendo, porque se exponen al peligro. Se les trae a la comisaría y se les entrega a sus familiares”, asegura Falcón.

http://proycontra.com.pe/2013/06/02/se-compromete-a-velar-por-menores/