3 de mayo de 2014

“Como país, y más como región, las políticas están en un nivel de papel”


Ayer, la Red de Niños, Niñas y Adolescentes/REDNNA, en las instalaciones del Ministerio Público, desarrolló un foro respecto a los diferentes enfoques y avances sobre la infancia trabajadora, participaron diversas instituciones, autoridades y organizaciones de la sociedad civil como la Mesa de Concertación de Lucha contra la Pobreza, Fiscalía de Familia, Demunas, Defensoría del Pueblo, Dirección de Trabajo, CHS, entre otras.

Durante el foro, presentaron toda una exposición del marco normativo sobre trabajo infantil a nivel internacional y la adaptación al espacio nacional. También cada organización presentó su posición sobre esta problemática, pues no muchos comparten aquella premisa como es la de erradicar el trabajo infantil.

Dentro de los avances que cada institución presentó, está el levantamiento de información a nivel nacional sobre infancia trabajadora que viene trabajando la Defensoría del Pueblo y estaría siendo presentado hasta el mes de julio, el mismo que es un alcance importante, pues muchos de los que buscamos cifras sobre esta problemática, no existe una data actualizada y desagregada por regiones e incluso distritos y provincias, pues siempre las cifran son generales, a nivel nacional.

Con la Dirección Regional de Trabajo se vienen cumpliendo los trabajos de fiscalización y sanción,  como son visitas inopinadas a espacios donde hay niños y adolescentes que vienen trabajando en situaciones inhumanas que deben ser sancionadas.

Jimena Villarán, integrante de CHS, organización que viene trabajando la problemática de trata de personas, explotación sexual de niños, niñas y adolescentes en nuestra ciudad, refiere que dentro de las debilidades que han encontrado es que no existe, por parte del Estado, una política de prevención de lo que es el trabajo infantil; el segundo tema sobre la promoción del empleo ya sea para adolescentes como para adultos, pues solamente la ventanilla única oferta trabajos para personas a partir de los 18 años, cuando la legislación peruana indica que el rango de edad para iniciar un trabajo puede ser a partir de los 14 años.

“Para ese rango de edad, la región no tiene una oferta, no hay programas laborales, y qué es lo que sucede, que los niños que están en esas edades, lo único que pueden conseguir es trabajo de estibadores, lava motos,  hasta altas horas de la noche, que son trabajos que sí realmente son peligrosos para ellos”.

Resaltó el programa focalizado que tienen, por ejemplo, en Masusa, donde atienden a 70 jóvenes, muchos de los cuales trabajan en ese sector como estibadores, quienes les han indicado que efectivamente ya no les dejan ingresar, “Justamente eso es lo que hablábamos, si no hay una oferta laboral en condiciones beneficiosas, se genera un vacío”, empujando así a estos jóvenes a la delincuencia.

Y como se puede apreciar, los recursos son limitados, y ante ello buscan que este programa pueda ser trasladado a las entidades públicas como las municipales, para que así tenga un mayor alcance.

“Lamentablemente tenemos políticas muy gaseosas, pues no se ve en la realidad un avance y eso también es por un tema de recursos y es por ello que hay tantos planes tan importantes contra la trata, la explotación, entre otros, que han quedado en el papel. Pienso que como país, y más como región, las políticas están en un nivel de papel, en nivel de diseño, formulación, articulación, pero ahí queda”, refiere.

“Nuestro país dentro de su política está la de erradicar el trabajo infantil, pero eso es tan lejano ante un panorama de país que tiene tanta pobreza y no tiene un fomento de empleo”.

Acordaron un trabajo articulado e inclusión de las redes de niños, niñas y adolescentes que existen  en informar los acuerdos que vienen tomando al momento de aplicar o fomentar, entre otros aspectos.