28 de mayo de 2013

“Soy estudiante universitario y no pertenezco a una red de trata de personas"


Miguel Ángel Morales Rodríguez (22), estudiante de la facultad de Agronomía de la UNAP y uno de los acusados de la desaparición de Astrid Waleska Gormas Barbarán (19), dijo que no tiene nada que ver en este caso, por el simple hecho de haber sido partícipe de una reunión de amigos en una conocida discoteca de la ciudad, le acusaron de pertenecer a una red de trata. Señaló que la hermana y los padres de Astrid Waleska no permitían la relación de enamorados con Pablo Junior Rengifo Guevara (21), por eso es que decidieron huir de la ciudad.

Reportero: ¿sabías de la relación de enamorados que mantenía tu amigo, Junior con Waleska?
Miguel Morales: Sí, claro, hasta los padres tenían conocimiento de esta relación de más de un año.
R: ¿Quiénes fueron el 19 de mayo a la discoteca?
M.M: Fuimos Erick, Pablo, Celeste (hermana de Waleska), Waleska y unos tres amigos de Celeste
R. ¿A qué hora salen de la discoteca y en qué momento y con quién sale Waleska?
M.M: Cerca de las 3 de la mañana, cuando nos dimos cuenta ya no estaban Pablo y Waleska de la discoteca, ellos salieron primero, de allí no los volvimos a ver, les llamamos, les buscamos, les enviamos mensaje de texto y no nos decían dónde estaban o a dónde se estaban yendo.
R: ¿Por qué te involucran como integrante de una red de trata de personas?
M.M: Fue en un programa de televisión en donde sin fundamento alguno me acusaron de ser integrante de una red de trata de personas y por el simple hecho de haber estado con mis amigos y con Waleska en una reunión social.
R: ¿Cómo sabías que los padres de Waleska no aceptaban la relación con tu amigo?
M.M: Mi amigo en algunos casos me contaba que quería hablar con ella y no le permitían llegar a la casa, por lo que yo como cualquier amigo, traté de ayudarlos para que tenga comunicación, situación que la hermana (Celeste), es testigo del hecho y es consciente que ella hacia lo mismo para que ellos también tenga comunicación.
R: ¿Fuiste citado por la policía por este caso?
M.M: hasta el momento no, simplemente se acercaron a la casa de Erick, para preguntarnos sobre el paradero de ella, cosa que nosotros no sabíamos.
R: ¿sabías que Waleska estaría en la localidad de Santa Rosa, frontera con Brasil y Perú?
M.M: No, no sabía nada.
R: ¿Cómo te sientes después de todo esto?
M.M: Mal, por los problemas que nos dejó nuestro amigo al hacer esta locura, al involucrarnos en algo que nunca cometimos y estar en boca de todos.
R. ¿Qué le dirías si volvieras a ver a Waleska y a Pablo?
M.M: Que la próxima vez que quieran hacer sus tonterías que lo piensen bien y no pongan en aprietos a sus padres ni amigos y muchos  menos que nos involucren en casos policiales.
Había muchas preguntas que quedaron el aire, los padres de Waleska quieren de nuevo a su hija en su hogar, mientras que los amigos de Pablo esperan que él tenga una buena excusa para explicar a las autoridades por qué huyeron y en otra oportunidad no involucren a personas inocentes. (C. Ampuero)